Cocina Tradional

La cocina tradional Mediterránea es reconocida científicamente como la más saludable de todas la existentes a nivel mundial. Pero ésta no se basa únicamente en un modo de cocinar, sino que también se corresponde con una filosofía de vida que combina una forma de alimentación y modos de cocinar de la zona mediterránea.

Los principales ingredientes

En la Dieta Mediterránea predominan algunos tipos de alimentos como los vegetales, el pan, la pasta, las verduras, las ensaladas, las legumbres o las frutas y frutos secos. Pero, sin duda, la característica fundamental de esta dieta es el empleo del aceite de oliva como principal fuente de grasa.

La cultura del olivo, en la cuenca mediterránea, va unida a la historia de sus civilizaciones, ya que éste comenzó hace más de 6.000 años en la región situada más al este del Mediterráneo. Además, hay que añadir el consumo de pescado, de aves de corral, de productos lácteos y de huevos, sin olvidarse de las pequeñas cantidades de carne roja que también son habituales.

En lo que a la bebida se refiere, se caracteriza por incluir moderadas cantidades de vino en las comidas. De este modo, se puede afirmar que esta forma de alimentación se caracteriza por la variedad en los ingredientes, por la proporcionalidad de los componentes fundamentales (fibra, vitaminas, antioxidantes y ácido grasos insaturados) y por la frugalidad.

Este tipo de alimentación supone comer sano, algo que se encuentra al alcance de cualquiera que conozca los ingredientes esenciales, la riqueza y variedad de sus productos y el buen sabor de sus platos que combinan los mejores productos de la tierra y del mar